Seres de lengua

10 febrero 2009

La isla al mediodía y Segunda vez

Filed under: lecturas,literatura — @tonisolano @ 9:26 pm
Tags: , ,

cortazarLa isla al mediodía” es uno de esos relatos que, si no lees bien, te dejan aturdido, sin entender nada; y si lo lees mejor, varias veces, tu desconsuelo es mayor, pues descubrirás que siempre hay algo que escapa a la razón, por más que intentes darle forma. Y el argumento es tan sencillo… Hay quien dice que el protagonista representa el ser escindido entre la realidad y el deseo (como diría Luis Cernuda, de quien hablaremos en clase muy pronto), un ser que es capaz de volar y permanecer en la isla a un tiempo. Otros piensan que es un símbolo de los deseos frustrados, cuya ansia de culminar se completa con el desastre. Como suele ocurrir con Cortázar, el significado es lo de menos cuando el texto es tan sugerente.

El otro relato es “Segunda vez“, sin duda una muestra de literatura comprometida. El tema del relato es la “desaparición” de personas durante las sucesivas dictaduras argentinas (sobrecoge comprobar que tantos años después, todavía las Madres de Mayo siguen con su lucha por conocer qué fue de sus familiares). La voz narrativa, focalizada en esa burocracia exterminadora y que “abduce” la propia voz de la protagonista, parece representar el discurso del poder, la poderosa máquina del Estado que controla y extermina a quienes se oponen a él. Esto recuerda a las obras de Kafka, sobre todo a El proceso. También remite directamente al Gran Hermano, de la novela 1984 de Orwell.

Sólo os queda ya preparar esa crítica literaria sobre los relatos de Cortázar. Espero que su lectura os haya abierto el apetito; pero, ¡ojo!, como dice Cortázar en este microcuento, nunca debe fiarse uno del poder de la literatura:

Página asesina

En un pueblo de Escocia venden libros con una página en blanco perdida en algún lugar del volumen. Si un lector desemboca en esa página al dar las tres de la tarde, muere.

8 febrero 2009

La autopista del Sur

Filed under: lecturas,literatura — @tonisolano @ 6:18 pm
Tags: , ,

Una vez más, un cuento de Cortázar puede leerse con un sentido literal, las peripecias de unos conductores en un absurdo atasco, o como una metáfora de los propios atascos de la vida (la autopista no deja de ser un camino que conduce de un sitio a otro, como la vida).

La autopista del Sur ha conocido versiones cinematográficas, la más famosa Week end, del célebre Jean-Luc Godard, algunos de cuyos fragmentos podéis encontrar en la red. Cabe decir que muchos relatos de Cortázar han sido traducidos al lenguaje cinematográfico, lo que demuestra la modernidad de sus planteamientos narrativos.Esta historia también ha despertado la imaginación de algún cantautor como Carlos de Abuin, que pone música al relato:

En cuanto al absurdo de verse atascado en una especie de microcosmos de automóviles que anulan incluso la personalidad de sus dueños, conviene recordar que otras obras de la época remiten a ese universo de alienación, con una crueldad incluso mayor. Se me ocurre la comparación con El señor de las moscas, de William Golding, una novela en la que unos niños tienen que organizar una sociedad de náufragos (la isla en lugar del atasco). Y cualquier español de, al menos, cuarenta años recordará con espanto el cortometraje de Antonio Mercero, La cabina, un relato absurdo en el que el protagonista se “atascaba” en una cabina telefónica, con un desenlace bastante más negro que en el relato de Cortázar (para el que la vida continúa sin más). Si tenéis curiosidad, el cortometraje dura media hora y está disponible en cuatro vídeos de Youtube. Os dejo una versión posterior mucho más corta y menos tremendista:

Blog de WordPress.com.